Volver a Karate después de un tiempo de inactividad

Son diversos los motivos que pueden alejarnos de la práctica del Karate-Do. Las presiones laborales, los compromisos u obligaciones familiares, el dinero, las lesiones y sus respectivos tiempos de recuperación, los problemas por horarios u obligaciones inesperadas, diferencias ideológicas con tu escuela, lugar de práctica o tu maestro, o simplemente la falta de incentivo, el combustible esencial para cualquier actividad, son algunas posibles causas que nos hace distanciarnos. Indistintamente cual fuera el motivo de nuestro distanciamiento, hay un factor común a la hora de retomar el entrenamiento, un factor importante que no hay que dejar de lado; y es el tiempo de inactividad.


Nota: Hikite, la mano que retrocede


La técnica de las artes marciales es compleja. A simple vista, los movimientos del artista marcial pueden parecer relativamente sencillos, pero todo practicante sabe que no es así. Hay infinidad de matices que influyen en su ejecución y aplicación. En el caso particular del karate, la forma de transmisión ha dificultado históricamente el proceso de comprensión de estos matices. El conocimiento en Karate se ha condensado en las katas, que son secuencias técnicas ejecutadas aire, sin adversario. Por eso, muchos de los principios o aplicaciones que encierran no son fáciles de interpretar a simple vista. La mayoría de las veces, los movimientos de karate que nos presentan las katas son mucho más de lo que parecen.


Los katas y Funcionamiento del Cerebro

Al leer el artículo sobre el funcionamiento del Cerebro vino a confirmar mi teoría de la gran importancia que tienen los movimientos de Karate realizados en los Katas.


LOS KATAS COMO TRABAJO TERAPEUTICO

Según la medicina tradicional Oriental los movimientos que realizamos no solo los memoriza el Cerebro si no que se memoriza en determinados Órganos en el caso de los movimientos (Dicen que se Memoriza ó atesora en el Hígado) un ejemplo de ello seria cuando aprendemos a nadar, patinar, montar en bicicleta etc. Podremos observar que aunque pase tiempo que no practiquemos dichas actividades no se olvidan, lo haremos mejor o peor pero nunca se nos olvidaran.

¿Por qué dejan algunos jóvenes las artes marciales?

La vida de los jóvenes es ciertamente convulsa. El proceso en el que el niño se convierte en adulto conlleva muchos cambios. Podemos situar este período entre los 12 y los 17 años aproximadamente, y coincide con los años en los que se produce un alto grado de abandono de ciertas actividades, como las artes marciales. Evidentemente no es casualidad, pero ¿cuáles son los motivos que provocan este abandono por parte de los jóvenes? A continuación exponemos algunos de ellos:

Jóvenes adolescentes después de una intensa práctica

La generación que NO quiere Budo real

Quieren lucir con el karategui, keikogi o kimono bien limpio y planchado para las fotos del dojo que suben a Instagram. Quieren poner en Facebook que entrenan artes marciales para que todo el mundo pueda darle al “me gusta” y ponerles un comentario de asombro y admiración: ¡Cualquiera se mete contigo! Quieren twittear una publicación digna del hashtag #entrenandobudo. Pero son de la generación que NO quiere Budo real. Y no estoy hablando solo del Budo del Karate o la Bujinkan sino de cualquier arte marcial.